Seleccionar página

La mayoría del tiempo, cuando queremos aprender un idioma, nos cuestionamos por qué es tan difícil. Llegamos a pensar que el problema es que elegimos un idioma demasiado complicado; hoy, probablemente Brandon y Mike Rivers, cambien tu perspectiva.

Lee: ¿Qué tan difícil es aprender chino mandarín?

Brandon y Mike son dos estadounidenses que vivieron en España por un año, luego se mudaron a Nicaragua por 7 meses, y acabaron por quedarse en El Salvador, 2 años. Enumeraron las 3 cosas que más los volvieron locos cuando aprendían español.

1 – Múltiples nombres para una cosa

Al ser el español nuestra lengua materna, no somos capaces de dimensionar que usamos muchas palabras para referirnos a una cosa. Mientras que en inglés perro es simplemente “dog”, en español “perro” también tiene el femenino “perra”, incluso se añaden coloquialismos como “chucho”,  “chucha”, “kaiser”, dependiendo de tu país.

Mike dice “justo cuando crees que aprendiste el nombre de algo, alguien llega y pronuncia algo que jamás habías escuchado, pero que significa exactamente lo mismo”.

Idiomas como el inglés, son mucho más simples que el español, una de las cosas a las que es más difícil adaptarse, son las diferentes formas que tenemos de llamar a una cosa. Además, hay que decir que cada país tiene sus propias palabras locales, realmente nunca dejas de aprender.

2 – Verbos y sus conjugaciones

En inglés, el verbo regular “run” tiene dos formas adicionales de conjugarse: “ran” y “running”. Las tres formas se parecen, cuando estás aprendiendo inglés, conjugar los verbos regulares será fácil, y aunque también existen verbos irregulares como “go” que en pasado es “went”: son pocos.

Ahora piensa en esto, una de las conjugaciones del verbo “ir”, es “fuiste”; de “saber” es “sé”; de “soy” es “era”. Son verbos que podemos llegar a usar muchas veces en una conversación y que casi pierden su forma base, es decir que sus conjugaciones casi llegan a no tener relación entre sí.

Mike: “Solo sabíamos que habíamos hecho una mala conjugación, cuando nuestros amigos reían discretamente al escucharnos decir: fui mañana

Recomendado: ¿Se puede aprender inglés traduciendo?

3 – Dichos populares

“El comal le dijo a la olla”, “en casa de herrero, cuchillo de palo”, “cuando el río suena, es porque piedras trae”, sin necesidad de explicar qué significan estas frases, si llegan a aparecer en una conversación, entenderás fácilmente lo que quieren decir.

Pero Mike no, y entre risas cuenta: “una vez estaba con unos amigos, y en plena conversación alguien dijo ‘perro que ladra no muerde’ y yo estaba todo el rato esperando a ver si veía al perro…

Las frases hechas o dichos populares, suelen ser muy complicados de entender para un extranjero. Antes de aprender español, y más concretamente la personalidad de los latinos, tanto Mike como Brandon, solían tomarse las cosas de forma literal.

Quizá te interese: 5 tips para mejorar tu pronunciación en inglés

No, no elegiste mal

Todos los idiomas tienen cierto grado de complejidad, hasta el español; al igual que los hermanos Rivers, habrán cosas que no vas a entender a la primera.

Pensar que el idioma que quieres  aprender es imposible, es una exageración. Sé constante y no te rindas, en Academia Europea, puedes aprender más de 8 idiomas de forma completamente interactiva, obtén más información aquí:

 

Colecciona las experiencias al aprender otro idioma, así tendrás más historias que contar a tus amigos, como Mike y Brandon en su trayecto aprendiendo español.

Compartir