Seleccionar página

¿Sabías que la mayoría de propósitos se generan después de pasar por una mala situación? Según un estudio hecho en 2.000 personas, los propósitos más comunes son, bajar de peso, eliminar deudas, dejar de fumar o dejar de beber… 

Todos queremos estar mejor que antes, y si estamos en una mala situación, lo normal es que queramos hacer algo para cambiarlo. Pero también existe otro tipo de propósitos, los que se basan en deseos.

¡Todos queremos un próspero año nuevo!

Diariamente acumulamos deseos, si viste un auto lujoso lo quieres. Si viste un smartphone de última generación, lo quieres. Ves una casa grande y espaciosa, en un buen lugar, la quieres…

Al final los deseos más arraigados en tí, terminan convirtiéndose en propósitos. ¿Hay algo de malo con esto? No, no hay nada de malo con querer hacer cosas que te hagan estar mejor. El problema es que en ambos casos; tanto si necesitas salir de una mala situación, como si deseas algo, nunca pensamos en el “cómo”.

Es como cuando un conocido te invita a salir, la situación te envuelve, y ya sea por educación o porque el plan sí te llama la atención en ese momento, dices “sí, nos ponemos de acuerdo luego”. La mayoría de afirmaciones así, no concluye en nada ¿por qué? porque no te sentaste a considerarlo realmente.

Los compromisos no te dejan opción

Cambiemos la escena, imagina que tienes una entrevista de trabajo, en la empresa en la que siempre quisiste trabajar, o tal vez tienes una cita con la persona que te gusta. En ambas situaciones, hay un día estipulado y una hora establecida.

No quieres llegar tarde, entonces empiezas a planear la ruta que tenga menos tráfico, quieres estar presentable, por lo que alistas ropa apropiada. Es posible que te prepares con suficiente tiempo de anticipación, porque a diferencia de una invitación esporádica; este es un compromiso.

En año nuevo haz compromisos, no propósitos

Evita hacer propósitos sólo porque las celebraciones los ameritan, porque tal como la invitación de un conocido, tus propósitos no llegaran a concretarse. Más bien plantéate compromisos; planea la forma correcta hacerlos.

Tal como tomas rutas alternas para llegar a tiempo a una cita; establece fechas de inicio. Así como acomodas tu itinerario para estar libre a la hora de una entrevista; ordena tus prioridades. De la misma forma como seleccionas la ropa adecuada para un evento importante; planea “cómo” cumplirás tus compromisos.

En Academia Europea, queremos que tu 2020 sea próspero, por lo que te apoyaremos para que cumplas tus compromisos. Sabemos que tus planes a futuro, son importantes, por ello queremos hacer un compromiso contigo: convertirte en una persona 100% bilingüe.

 

Compartir