Seleccionar página

Muchas personas desean encontrar el secreto para aprender idiomas fácilmente y en poco tiempo. Lo cierto es que no hay una fórmula mágica, el verdadero secreto radica en que conozcas de qué forma estimular a tu cerebro. Conoce algunas técnicas que te ayudarán.

Atrévete a aprender otro idioma hoy:

1- Define tus objetivos para aprender otro idioma

¿Por qué quieres aprender otro idioma? Una de las razones que hace más difícil el aprendizaje es no tener claro el objetivo o seguir el de otros. Definir tus objetivos es importante para motivarte.

Los estímulos que requiere una persona que busca aprender para viajar, son diferentes a los que requiere una persona que busca aprender para potenciar sus oportunidades de empleo.

2- Usa tus dispositivos en el idioma que quieres aprender

El uso frecuente de dispositivos como tu teléfono, hace que memorices dónde está cada cosa; al configurar tu teléfono en otro idioma, tu cerebro lo sigue recordando pero esta vez aprenderá a asociar los elementos en el idioma que configuraste.

Es muy probable que en alguna ocasión tengas que realizar procesos inusuales en los que pienses que debes restaurar el idioma, no lo hagas. Trata de obligarte a resolver el problema.

A pequeña escala, esto es lo mismo que experimentan las personas que se mudan a un país sin hablar su idioma. Pero son esas mismas situaciones las que les ayudan a aprender más rápido; es una forma un poco ruda de decirle al cerebro que no tiene otra opción.

3- Ve series y películas subtituladas

Esta es una de las técnicas más naturales para aprender idiomas fácilmente, aunque al inicio puede ser incómodo, esta práctica es una de las más útiles para acostumbrar a tu oído a otro idioma.  También puedes escuchar música y podcast; tienen el mismo efecto

Sé constante, cuando te acostumbres a ello habrás avanzado más de lo que crees sin mucho esfuerzo.

Recomendado: 5 películas para aprender inglés en Netflix

4- Practica sin pena

Es probable que la pena te invada al aventurarte a decir las primeras frases en público, sobre todo si estás empezando a aprender un segundo idioma desde cero. Pero, recuerda que la mayoría de veces, la sensación de que se burlan de ti es un engaño mental.

Los cursos de idiomas te ayudan a superar este tipo de obstáculos, porque te permiten interactuar con personas que están en el mismo nivel que tú. Por eso para Academia Europea es muy importante realizar pruebas de nivel.

Solicita más información sobre nuestros cursos de idiomas aquí:

5- Usa las redes sociales

Sigue el tipo de cuentas que te gustan en español, pero en el idioma que estás aprendiendo. Para esto no hay una regla, sigue libremente cuentas de famosos, páginas de humor, moda, cocina, etc.

Convierte tu entorno tanto físico como virtual, en oportunidades de aprender otro idioma naturalmente. Recuerda que mientras más te rodees del idioma será más fácil que te adaptes.

6- No traduzcas

Hicimos un post dedicado a explicar por qué esta práctica entorpece aprender otro idioma. El punto es que cada idioma tiene sus propias reglas. Traduciendo mentalmente cada oración que escuchas, lo único que provoca es que te frustres porque haces que tu cerebro se cuestione reglas que te enseñaron desde pequeño.

Además, acostumbrarte a traducir hace que hablar naturalmente otro idioma sea casi imposible; imagina que cada vez que le preguntes algo a una persona, esta tarde mucho en responder hasta la pregunta más sencilla.

Eso es justamente lo que ocurre cuando te acostumbras a traducir; tardas más de lo normal en responder y casi con seguridad terminas perdiendo el hilo de la conversación, porque estás más concentrado en la traducción que en el tema de central.

Aprende otro idioma paso a paso

Aprender otro idioma es un proceso, tal como no puedes obligar a un bebé a hablar bien de la noche a la mañana; tú tampoco puedes obligarte a cumplir tiempos demasiado cortos. No te pongas más presión de la que debes, respeta tu propio ritmo de aprendizaje.

Intenta empaparte del idioma y adoptar nuevas costumbres según vayas subiendo de nivel, por ejemplo, puedes empezar leyendo libros para niños e ir sustituyéndolos por libros más complejos gradualmente. Sé constante y no olvides tus objetivos.

Compartir